Sustancias nocivas en cosmética convencional.

Sustancias nocivas.

Aceites minerales:
Aunque no suenen peligrosos por hacernos pensar en minerales, no tienen nada que ver con sustancias nutrientes ni sales, sino que se trata de un producto muy barato derivado del petróleo. a parte de ser económicos para la industria tiene la ventaja de una pureza que impide el crecimiento de bacterias y además, mejoran el sentimiento de la crema mezclada sobre la piel por su textura fina y sedosa. Pero son altamente cancerígenos, como casi todos los derivados del petróleo. Tapan los poros, bloqueando la respiración de las células y extraen la humedad de la piel, sacándola a la superficie y dándole apariencia de "hidratada", pero al dejar de usar productos, la piel está más reseca que antes y parece adicta a la sustancia. Están en casi todas las barras de labios. En el INCI figuran bajo las siguientes denominaciones: Mineral oil, paraffinum, paraffinum liquidum, petrolatum. También son derivados del petróleo las siliconas, silicone quaterniu, methylsilanol y se esconden en nombres como cera microcristalina, ozokerit, ceresin, incluida la vaselina.

Colorantes:
Conseguir un color permanente y perfecto es uno de los cometidos más dificiles de la química. No sólo sirven para darle un aspecto acaramelado a cremitas y geles, sino que son el principal componente de maquillajes, tintes y decolorantes.
Los componentes con las sílabas anilin, anilid, como "acetanilid" delatan un colorante altamente cancerígeno y tóxico. Algunos agentes colorantes tienen una estructura molecular tan complicada que les han dado iniciales como "HC orange3", "Acid red73" o "Pigment green 7"

Sustancias halogenorgánicas:
Causan alergias, son sospechosas de causar cáncer, y suponen una grave contaminación del medio ambiente por no ser biodegradables. Se trata de combinaciones del Cloro, bromo e yodo como: "aluminium chlorohydrate!, "methyldibromo glutaronitrile", "iodopropynyl". Atención, estas tres palabras (cloro, bromo, iodo) no se deben confundir con chlorid, bromid e iodid, que suelen ser componentes inocuos de sales.

PEGS:
Son emulgentes que unen agua y grasa. En si son totalmente inofensivos, hacen la piel más receptiva a otras sustancias, lo cual es bueno si son aditivos sanos, pero en caso de no serlo...
Se les reconoce por las letras ETH al final: "steareth", "ceteareth".

Sodium lauryl sultate:
No confundir con sodium laureth sulfate. Es un detergente muy irritante que ha provocado problemas de pigmentación y pérdida de pelo.

Fragancias artificiales:
Peligrosas porque la mayoría de ellas contienen elementos, que una vez sobre la piel, influyen en el equilibrio hormonal y son sospechosos de causar cáncer. en forma de perfume, desodorante o inhibidores del sudor llegan a la piel, donde el sudor descompone las materias, que se acumulan en las células, hasta el punto de que en análisis de leche materna, se llegan a registrar altos contenidos de estas sustancias cancerígenas, tóxicas y sospechosas de generar daños genéticos. El "acetyl hexametyl" causa daños nerviosos, el "benzyl alcohol" insensibiliza la piel, el "bromocinnamal" es irritante. Como antitranspirantes frecuentemente se utilizan compuestos de aluminio como "aluminium chlorhydrate" que pueden resultar muy irritantes y son sospechosos de causar alzheimer.

Phenol y Phenyl:
Fuertes desinfectantes en la medicina, se utilizan en cosmética como conservantes y colorantes. No son recomendables por ser un tóxico celular que a largo plazo destruye las paredes celulares. "Nitrophenol", "phenolphthalein", "chlorophenol", "phenylenediamine", "phenylnediamine sulfate".

Formaldehyd:
Es un potente antimicótico multiuso. Nos lo encontramos tanto en la fabricación de materiales de construcción en los que impide el moho, como de muebles, en los que se utiliza para evitar hongos en la madera prensada. Es altamente cancerígeno por inhalación, se acumula en las células dañando las membranas, causando malformaciones e fetos, irrita y envejece la piel. En principio está prohibido en la cosmética, pero por su gran economía y efectividad. Se han creado sustancias que no se consideran directamente formaldehídos, ¡¡¡ pero que lo liberan!!!. Llevan la palabra Urea, como "diazolidinyl urea", "imidazolidinyl urea", "polyoxymethylene urea". (no confundir con urea "a secas", que es un derivado del ácido úrico, bueno para la piel). También están los conservantes químicos con las letras DM. El "dimethyl oxazolidine" es otro conservante liberador de formaldehídos a evitar en los productos.

Phtahl y Phthalate:
Son compuestos que se usan como suavizantes y/o disolventes. son altamente tóxicos, influyen en el equilibrio hormonal, son sospechosos de causar cáncer y de producir alteraciones en la función reproductora en algunas especies. Ejemplo: "dibutylphthalate". Lo contienen desodorantes de marcas muy conocidas.

Protección solar:
Otro problema en la cosmética, es la de encontrar sustancias que protejan de los rayos solares dañinos. Antiguamente se utilizaban filtros minerales a basa de óxido de titanio, zinc como "zincoxid" o "titaniumdioxid". pero por ser más caros, se han ido reemplazando por "oxybenzone", "benzophenone", "methoxydibenzoylmethane" o "dibenzoylmethane".
Que son filtros cancerígenos ue pueden causar alergias en cadena y aparecen incluso en marcas "exclusivas". Son aditivos que no sólo aparecen en productos solares, sino en todo tipo de cremas y tratamientos con retinol.

Esencias artificiales:
Detergentes de la industria petroquímica, esencias artificiales, el 95% de los productos químicos usados en los aromas de los jabones, con compuestos sintéticos derivados del petróleo, incluyendo derivados del benceno y aldehídos. Especialmente problemáticos son las esencias artificiales, son mucho más baratas y se han identificado como contaminantes encontrados en nuestro organismo. Desgraciadamente es muy dificil determinar si un jabón contiene esencia artificial, ya que todos los ingredientes de las fragancias pueden ser registrados como "perfumes".

Otros componentes que afectan a nuestro interior:
La mayoría de las más importantes marcas de jabón contiene EDTA, un agente secuestrador, que atrae los metales pesados, como el plomo o el mercurio.
Los PARABENS, utilizados como conservantes, son falsos estrógenos que pueden penetrar en la piel, los químicos símil-estrógenos están relacionados con el cáncer de testículos y de mamas y con la reducción de esperma.
El TRICLOSAN ANTIBACTERIANO que se encuentra en los jabones líquidos, el cual no siempre consta en las etiquetas y algunas veces lo hacen constar como 5-clorofenol, su fabricación e incineración produce toxinas, se le ha detectado en la leche materna y puede descomponerse en el agua para crear un elemento de la familia de las dioxinas.
El LAURILSULFATO DE SODIO, es un agente espumante y detergente caústico que puede causar irritación de piel.
El SULFATO LÁUREO DE SODIO es la forma alcohol del laurilsulfato de sodio y aunque es menos irritante, puede secar más la piel.
El GLICOL PROPILENO es un irritante de la piel hallado en anticongelantes industriales. En el jabón, actúa como humectante, reteniendo la humedad de la piel.
La DEA COCAMIDA una etanolamina es un agente espumane y emulsionante que es absorbido por la piel y se acumula en los órganos del cuerpo. Las etanolaminas son irritantes oculares y dérmicos.